La Estimulación Temprana es un trabajo preventivo y de enriquecimiento y como objetivo desarrollar al máximo el potencial del niño. No es una terapia, aunque también puede contemplarse desde una perspectiva terapéutica, en la que la estimulación se hará más intensiva y adaptada a las necesidades concretas del niño con dificultades.